lunes, 18 de noviembre de 2013

PREJUICIOS (EL MAL DE LOS IGNORANTES)




Foto: MI Alberto de mis entretelas de espalda, me lo como
Clasificación: seriedad: media-ninguna




Quiero compartir con vosotros esta foto, me trae muchos recuerdos, y aunque parezca una bobada esto formó parte de la educación de mis hijos, ¡¡si, siiii, de verdad!! , Aunque veáis esas pintas de jipiosos 

piojosos, esas criaturas iban a un colegio de curas con uniforme, misa diaria antes de las clases, ese señor de las rastas que recuerdo que le dieron dinero porque creían que estaba pidiendo con los críos jajajaja era ya desde hacía muchos años funcionario, en ese momento del departamento nuevo que se llamaba y se llama sistema red de la Seguridad Social, júas era la imagen de la S.S. ante las grandes empresas que había en Sevilla y tenían que incorporar este nuevo sistema , me meo cuando se lo encontraban, sus prejuicios y luego ver que era un gran profesional y llamaban para felicitar y cuando tenían dudas, decían por favor que venga el chico de las rastas que es el único que nos soluciona los problemas sobre la marcha jajajaja luego le querían muchísimo, al decir luego , me refiero al dejar sus prejuicios metidos en sus culetes jajaja.

Los prejuicios son malísimos, y esto era un ejercicio  que venía al pelo para mis hijos, era una lección vital, esos niños que salen con tan mala cara en la foto, porque les pille a todos con la boca llena y decían “MAMAAAAAAA” , aprendieron muchas cosas de esas raves a las que íbamos año tras año...
¿Por qué , eran importantes estas raves a las que los llevábamos? Pues porque eliminan los prejuicios, sin tener que decirles que son malos y les limitaran en la vida, haciendo que lo vivan, nosotros no íbamos a las raves como muchos amigos nuestros alojándose en hoteles cinco estrellas y comiendo en restaurantes estrella Michelin, nooooo eso no sirve para nada, nosotros nos íbamos al cogollo, al nido de los piojos jajajaja -como pensaba mi abuela que iban a coger piojos jajajaja-, esta rave en concreto que es la que nosotros escogimos, la concentración del cogollo, era en un campo de futbol de hierba, porque el ayuntamiento cerraba el polideportivo exclusivamente para las personas que acampábamos allí, acampaban en sus tiendas las personas que hacían las artesanías y luego ponían sus tiendas en la semana que duraban la rave, donde incluso acampaban los artistas que cantaban, donde solía cantar el grupo Macaco, y Dani el cantante amigo nuestro todavía no salía con la famosa que ahora es su novia, no recuerdo el nombre, era un recinto en el que ponías tu tienda, te ponían una pulsera (como en un resort jajajajaja) y había un sistema genial, todo controlado, allí no había lugar para los anárquicos, tanta gente junta tiene que tener unas normas, si o si, además era una tranquilidad, ya que no salía ni un niño con pulsera ni entraba nadie que no la tuviera, había muchísimos vigilantes en la puerta que se encargaban de esta labor, porque los hippies también nos organizamos y tenemos nuestras propias villas vigiladas y libres de cristales de niñatos borrachos y en definitiva, una comunidad perfectamente organizada como cualquier otra (realmente mejor que muchas otras que he conocido con el tiempo),en la pulsera se le ponía en teléfono de los móviles de los papas a los críos ¿Por qué ? porque cuando montabas las tiendas y toda la parafernalia, mis hijos y el resto de niños (hijos de artesanos, cantantes, artistas de circo etc.) se descalzaban y andaban todo el día jugando,  aprendiendo a tocar los timbales, darbukas, djembe, etc.  a caminar encima de una pelota grande, a ponerse los zancos  y aprender a andar con ellos, a montar en una bici con una sola rueda y sillín, ¡sí! todo lo que puedas ver en el circo, menos las fieras jajaja para eso ya estaban los niños jajaja pintándoles las caras etc., mis hijos lo pasaban pipa y nosotros también, porque allí no había prejuicios, allí no había razas, no había ninguna diferencia, todos los niños son iguales, y todos los padres también, nos preocupábamos de nuestros hijos, tanto la que estaba haciendo pulseras, como el que estaba haciendo un cuadro de arena etc… el sistema de guardería era genial, basado en las manadas de las leonas, nosotras cuidamos de los niños, vosotras vais a cazar (en este caso currar sus artesanías) yo lo pasaba genial, aprendí a hacer un montón de cosas, mientras escuchaba vivencias geniales y hablaba de las mías, convivir con mujeres y hombres que aparentemente no tenían nada que ver con nosotros y al minuto uno, te dabas cuenta que realmente éramos súper parecidos en mogollón de cosas y como iba todos los años hice muchas amistades buenísimas que aún lo son hoy en día, aunque sus hijos ya están en la universidad jajaja pero nos reímos recordando esos días y ellos siguen haciendo su artesanía, es su modo de vivir, y mi marido sigue siendo funcionario y yo que entonces trabajaba en una multinacional en ese momento, ahora estoy en paro jajajaja joder he sido la que peor parada he salido, bueno realmente no, porque se hacer una bisutería preciosa



Foto 1: La familia de piojosos que hoy están en una rave, después se van a una urbanización bastante elitista, mis perros garrapateros han jugado en el césped césped mejores hoyos(vease el perfecto y milimetrico corte de hierba jajaja mi perro lo agradeció) jajajaja, igual que hemos llevado nuestros alternativos culos a un chalet en Marbella cuando nos ha apetecido  ☺ tantooooo prejuicio ni prejuicioso jajajaja

Los prejuicios se quedaban antes de ponerte la pulsera, mis hijos recuerdan todos sus amiguitos, como eran tan graciosos mis enanos y tan sociables, los chavales mayores los cogían como las mascotillas y les enseñaban de todo, menos a fumarse porros que seguro que ya está el gilipollas de turno pensando que aquello era un fumadero, pues fijateeeeeee ahí quería llegar yo… prejuiciosoooossss

En los recintos habilitados para acampar, estábamos al aire libre, sobre césped, con las gradas para que los críos jugaran, todavía me recuerdan la libertad que sentían al notar la hierba en los pies y se acuerdan que antes de montar a tienda lo primero antes de nada, era quitarse el calzado, el símbolo del protocolo, lo políticamente correcto, la castración de sus pies y su libertad, el dejar detrás esos días de uniforme y zapatos brillantes, de borregueo , las normas innegociables de un colegio religioso (la duda la despejo, iban porque son los curas más abiertos, no obligaban ni a hacer la comunión, con eso lo digo todo y sobre todo el nivel de estudio era genial), esa semana eran libreeees, algo que aprendieron también mis niños es que sea cual sea la profesión de un padre, siempre les ponen normas y están pendientes de sus hijos y no esa idea tan PREJUICIOSA de que pasan de los críos la gente que se dedica a una profesión alternativa ,que no menos valiosa, para mí con mucho mérito, allí a la hora de la comida todos los niños iban cada uno a su nido a veces nos reuníamos los padres y comíamos juntos, había horarios para dormir como cualquier otros  niños, hijos de abogados, farmacéuticos o dependientes de el corte inglés, para mis hijos esa época en la que íbamos durante años y convivíamos libremente, en la que cenábamos y mirábamos las estrellas, en las que no había tele, pero si muchísima gente con a que hablar, compartir, reírse, contar nuestras historias y sobre todo enriquecernos de lo que los demás nos aportaban y no estaba al alcance de nuestra mano de manera cotidiana, no dejábamos de aprender con todas esas personas, de países diferentes, de tu misma ciudad o de raza distinta, fue determinante, después de estas raves siempre hacíamos un viaje y nos íbamos a un hotel y comíamos en restaurantes, pero lo que más recuerdan son las raves y a la pregunta que os hacéis, ¿la gente fumaba maría, girasoles, o bebía mezcalina?, no lo sé, porque había un respeto implícito, no hablado ni escrito, en el que todo el mundo sabía que habiendo niños y  hay cosas que no se deben hacer en su cara, lo que cada uno hiciera me es indiferente, nunca vi ninguna madre fumándose un porro con un bebe en brazos, si vi a madres dando el pecho a sus bebes mientras hacían collares de nácar o tejían preciosas prendas de colores, en las revés en las que he ido, los únicos borrachos y pasados de todo que he visto, siempre han sido gente que iba por su cuenta , y no llevaban la pulsera jajaja estaban fuera ,ya que no se permitían borrachos, ni por supuesto gentuza que viniera joder el buen rollo de la convivencia, al decir gentuza me refiero a cualquier abogado que pensara que allí se podría pillar algo de María(no es prejuicio por mi parte, es que lo viví) o al hijo de médico que venía de cubatas hasta el culo y podría ser un peligro para los críos, aquello era una comunidad sana, cada uno bebería, fumaria y comería lo que le diera la gana, pero nunca vi a nadie perjudicado como estoy cansada de ver fuera de las raves.




Foto 2: Los zarrapastrosos, también pueden alquilar algo en algún lugar exótico con laguito propio, para que los perros pulgosos(que han visto as mundo que muchos tontos del haba que nos han mirado raro) estén fresquitos, ains seguro que muchos de los que se agarran el bolso al paso de mi marido han podido ver estas cabañas en alguna revista de viajes del corte inglés, mientras iban a estos almacenes en la semana fantástica, para comprarse una blusa de señora respetable y borrega beeeeeee jajaja me parto.

Estas lecciones de vida, que al fin y al cabo es lo que son, fueron determinantes para mis hijos, porque saben que detrás de cualquier persona vista como vista, sea del color que sea y trabaje en lo que trabaje, siempre hay historias interesantes, algo que aprender y gente con la que puedes tener una amistad para toda la vida; aprendieron que no hay que agarrarse los bolsos porque pase una rastafari, mejor agárratelo si viene un enganchao a la coca que viste de firma y el padre le ha cortado el grifo, la vida está llena de colores, sabores, olores… tan diferentes…, todos son complementarios y diría que necesarios para poder tener una vida plena  y gente que te aporte, porque si no la existencia sería demasiado aburrida, al menos para las personas como nosotros inquietas intelectualmente, divertidas, sociables y que necesitamos querer y ser queridos, hay personas del colectivo borreguil que no necesitan tener mucha variedad con dos colores, dos sabor y dos olores viven perfectamente, claro nunca se puede añorar lo que no se tuvo, y los borreguitos creen que llevan una vida plena porque nunca se han juntado con lindos pájaros de colores o animales exóticos, los borregos se sienten seguros siendo todos del mismo color y estando muy pegaditos, pero nosotros nos negamos a ser borregos jajaja queremos ser libres para decidir que animal queremos ser y para eso hay que conocer todos la variedad posible.(esta metáfora del palo fauna, no sé por qué coño me ha salido pero bueno.




Foto3: Cosas diferentes que podemos hacer la gente “diferente” ir a conciertos en zona preferente o V.I.P. porque como digo en el post, somos rarito pero padres responsables(Lady Gaga 2010) y no queremos que nos espachurren las masas a los niños, podemos quedar a tomar algo en la calle y poner cara de gilipollas como es mi caso, sin importarme tres pimientos fritos (expresión que usa mucho MI Alberto) lo que piense la señora de antes de el corte ingles jajajaja y la última foto de abajo es una excepción por mi parte, ya que mi blanca piel no suele tomar el sol, me encanta estar blanquita ajajaja, pero como al final resulta que los que somos prejuiciosos somos nosotros, pues nos vamos a sitios en los que tengamos nuestro propio jardín y piscina porque eso de compartir y no saber si la seora de el corte ingles se ha hecho pipi en la piscina uuurrggg que asquito, porque al final el pis no es Chanel, la caca no es trufa y los pedos no son inciensos indios hechos de las mejores resinas, todos meamos, cagamos y nos tiramos pedos, no os olvidéis amiguitos

Me siento orgullosa de lo bien que lo hemos hecho como padres en este terreno, el haber puesto en bandeja a nuestros hijos desde pequeños a tanta variedad de personas, haber podido escuchar experiencias tan distintas de personas de otras razas, de niveles sociales diferentes y así poder elegir entre el abanico tan grande que les hemos mostrado, y realmente parece que funcionó, cada uno parece haber escogido un tipo diferente y eso me parece enriquecedor como madre, tener unos hijos que son dos individuos cada uno absolutamente diferente, aunque su educación y las bases morales y los valores sean iguales en los dos, menos mal, no me hubiera apetecido nada tener dos borregos balando todo el día igual, beeeeeeeeeee beeeeeeeee  jajajaja que aburrimientoooooooo.

Un Kissito fauna mía 

Image and video hosting by TinyPic