viernes, 29 de marzo de 2013

SER MADRE



                                      SER MADRE


En mis casi 40 años, he oído muchas cosas sobre el sentimiento de ser madre, daria la vida por mis hijos, el amor mas grande es el de una madre hacia su hijo, incluso he odio en la tele a una señora que dice que por su hija "maaaaaaata".



Yo quiero contar mi experiencia y seguro que algunas os sentiréis reflejadas en lo que cuento.......

El día mas feliz de mi vida fue, aunque estais pensando que voy a decir cuando nació mi hija (por ser la mayor), pues no!!! fue un poquito antes........ el día que me dio positivo el predictor, puede parecer una tontería, pero fue una sensación tan rara!!! cuando salí de la consulta, ya sabia que tenia una vida dentro, sabía que iba a ser mamá, y además tenía claro que todo iba a salir bien!.

Mi sensación como madre empezó como decía antes en el embarazo, al principio no quería dar saltos, porque creía que el feto se podría desprender juuuuuuas, hay que joderse que poquísima información!, luego a los 4 y algo, sentí que tenia gases, no dejaba se sentir como se movían los gases y yo pensando, madre mía que día llevo y no salen ni por arriba ni por abajo, hay que joderse! y resulta que era mi bebe moviéndose dentro, que emocionante, luego cuando estaba de mas tiempo embarazada se estiraba y me salían unos bultos en la tripa, y yo pensaba madre mía si parece un alien jajajaja a veces creía que mi ombligo iba a salir disparado y saltaría el ojo a mi marido.

Luego vino el parto, wow que momento mas bonito, recuerdo a mi madre que durante el embarazo me decía hija no hagas caso a la gente con el tema del parto, que ya sabes como son...y tenía razón, no debería haber escuchado a nadie, porque era MUCHO PEOR!!! los dolores mas insufribles del mundo....luego nace tu bebé, le miras la carita, ves tus ojos mirándote, y desde ese mismo momento empieza una conexión que jamas desaparecerá, el sabe por alguna mágica o científica razón, que eres su mama y le querrás siempre....yo recuerdo los ojitos de mis hijos y el olor de cada uno, esas imagines, aromas, sensaciones, sentimientos, no se olvidan jamas.

Luego van creciendo poquito a poco y con ellos crece el amor que sientes por ellos, el sentimiento primitivo de protección y de ayudar a tu cachorro, de enseñarle, pasarle tus conocimientos para que ellos sean una extensión de tu propia versión, mejor dicho de tu mejor versión. El actuar ante las lagrimas de tus hijos, ya sean por desamor, por frustración, por impotencia y enseñarles a gestionar para que sean unas personas fuertes, el somatizar el dolor físico de un hijo en forma de lagrimas, el sacar tus carcajadas mas estruendosas en cosas que tu hijo hace, que seguramente en otro niño no te harían ni puta gracia.

Cuando quieres darte cuenta y sigues recordando esos primeros pasos de tu hijo, te giras y ves un adolescente por el pasillo de tu casa y resulta ser tu hijo, esa creo que es la única etapa en la que las madres descambiaríamos a los hijos (y la que diga que no, ¡miente como una bellaca!) pero también es el momento en el que mas necesitan de nuestra sabiduría, paciencia, cariño y comprensión, cada vez queda menos para que se hagan adultos, aunque nosotras sigamos pensando que siguen siendo unos seres frágiles y nuestro gen de leona siga siempre a flor de piel.

Otro día estas tomando café y comentas algo con tu hijo de índole personal, hasta incluso compartes algún sentimiento u opinión de las que solo hablas con tus mejores amigos, Dios ese día tu hijo ya es adulto, yo he llegado a pedirle consejo a mis hijos, es contradictorio, les pides consejo tomando café pero sigues tapándoles si se quedan dormidos la siesta en el sofá (vaya que cojan frío, que a mis niños le sube mucho la fiebre).

Resumiendo, el sentimiento de madre es tan fuerte, que llegan a dolerte las tripas, los hijos son por las únicas personas por las que podría matar a sangre fría a alguien si les hiciera daño, seguramente a quien no tenga hijos esto se les habrá hecho largo o ni siquiera habrá llegado aquí, a las que tienen hijos les parecerá que hay muchas mas cosas por poner, pero de lo que hay puesto sentirán algo muy similar y ahora ¡¡¡¡¡viene lo gordooooooooo!!!! mi  pregunta es.........¿y si tu hijo fuera maricón?......ahí lo dejo, yo se que no cambiaría ni una coma de lo que he escrito, pero se de mas de una que añadirían cosas porque "algo" ha cambiado......
kissitos y pensad en ello.